miércoles, 17 de septiembre de 2014

El "Experimento Alfon"



El "Experimento Alfon"


¿Hasta qué punto consentirán estos imbéciles que sus derechos sean pisoteados?”

“¿Cuál será su nivel de resistencia ante el ataque?”

“¿Estamos suficientemente preparados para un estallido social?”

“Tendremos que llevar a cabo un experimento real con alguien escogido de forma aleatoria y que, aunque pertenezca a esas hordas rojas de antisistemas, no tenga ninguna culpabilidad demostrada.”

-Sí, jefe, es lo mejor. Cuando vean lo que somos capaces de hacer con un inocente, los demás van a empezar a oler muy mal ¡Ja, ja, ja, ja!

-Pues a lo que son, Velasco, a lo que son, a mierda, putos rojos de mierda..




La genética del fascismo

No sé si esta conversación se dio en algún despacho antes de la detención arbitraria de Alfon y los demás compañeros, pero si sé, por desgracia, que algunas muy parecidas se han producido, incluso delante de los mismos detenidos, con el único fin de llevar el pánico a sus mentes para que ellos lo trasladaran al resto de los grupos. Nunca han aprendido que lo único que han conseguido trasladar, de generación en generación, ha sido la rabia.

Pero el fascismo tiene una genética muy poco darwiniana, una genética que no evoluciona nunca, una genética contra la que sólo cabe el enfrentamiento, la lucha y el aplastamiento; se trata de una familia que únicamente entiende su propio lenguaje. De nada valen con ella los argumentos, las explicaciones, la razón y la palabra. Esa familia sólo conoce la fuerza y con ella habrá que derrotarla.

El 26 de abril de 1937 se hizo un experimento de terror en Gernika y Durango. La aviación nazi, con el beneplácito del asesino Franco, arrasó las dos poblaciones para evaluar su poder en la ya prevista II Guerra Mundial. De momento con otros métodos -sólo de momento- el virus fascista sigue inoculado en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como en sus entramados políticos, legislativos y jurídicos.

El día 18 de septiembre habrá otro experimento. Hoy no se llama Gernika, hoy el experimento se llama Alfon y, a través de él pretenden determinar hasta dónde seremos capaces de soportar su prepotencia, su chulería, su institucional violencia, sus calumnias y estudiadas mentiras, sus falsas declaraciones, sus burlas grotescas ante un pueblo que clama justicia.


No acataremos el veredicto del Sistema

A través de él quieren saber el tipo de coordinación y movilización de nuestras organizaciones de resistencia y hasta dónde seremos capaces de llegar en el enfrentamiento.

Si Alfon es condenado no podemos aceptar la sentencia, no debemos acatar el veredicto del Sistema contra un compañero que lucha a nuestro lado, tenemos que reaccionar de inmediato porque esa sentencia no sería dictada sólo contra él, sino contra toda la sociedad, sería una sentencia dictada contra la libertad de expresión, de reunión, de manifestación y de huelga. No sería digno ni admisible que permaneciéramos quietos y callados ante una sentencia inculpatoria, una sentencia que sería la puerta de entrada a una dictadura aún más brutal de la que padecemos.


Miedo a la Revolución

Ellos temen un cercano estallido social y este miedo los está llevando a militarizar a la Policía Nacional. Están cambiando sus uniformes por otros que recuerdan más a los de las FF.AA.y algunos mandos están comenzando a realizar cursos en la Escuela de Estado Mayor de Defensa, alcanzando grados que les permitirían dirigir batallones de soldados...¿contra quién?: contra nosotros.

Diga lo que diga su jefe, lo evitaremos, Sr. Velasco, lo evitaremos. Y cuidado con los estallidos sociales porque el miedo quiere cambiar de bando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario