viernes, 10 de septiembre de 2021

DIFERENCIA DE TRATO Y VULNERACIÓN DE NUESTRA LIBERTAD SINDICAL POR PARTE DEL MINISTERIO.

 DIFERENCIA DE TRATO Y  VULNERACIÓN DE NUESTRA LIBERTAD SINDICAL POR PARTE DEL MINISTERIO.

 


Desde la Sección Sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT) en el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación (MAPA), denunciamos el diferente trato que por parte de la Administración se da a CGT en el MAPA, a quien tradicionalmente se niega medios sindicales de los que otras secciones sindicales con similar representación disfrutan, como así lo ha reconocido, el Juzgado de lo Social nº 13 de Madrid al declarar el derecho de CGT a tener los mismos delegados sindicales que el resto de sindicatos firmantes del acuerdo administración sindicatos y condenar al Ministerio por vulneración de la libertad sindical de CGT tras dos años en los que la Abogacía del Estado ha puesto todas las trabas a su alcance para dilatar el proceso.

El Juzgado de lo Social nº 13 de Madrid, en su Sentencia de 3 de septiembre, siguiendo nuestro criterio que también hizo suyo el Ministerio Fiscal entiende que la exclusión es injustificada y arbitraria, … sin que obedezca a principios dictados por la razón, la lógica o las leyes…. Y esa exclusión arbitraria limita y restringe la libre acción sindical que tenga a bien defender el sindicato demandante, al operar como una suerte de retorsión sindical frente a él. Si, por los motivos sindicales que sean, el sindicato demandante decide no firmar ese Acuerdo o adherirse al mismo, no puede verse luego privado del mismo régimen de acción sindical de los demás sindicatos, pues ello vulnera su derecho a la libertad sindical.

Aunque la Sentencia no es firme, CGT en el MAPA, muestra su satisfacción por esta primera declaración del Juzgado de lo Social nº 13 de Madrid, y recuerda que en la actualidad se siguen dando otras circunstancias que mantienen la diferencia de trato hacia CGT por parte de la Administración, lo que supone una discriminación frente a otras secciones sindicales presentes en el MAPA, que disponen de más medios para ejercer su actividad sindical.




miércoles, 28 de abril de 2021

1º de Mayo 2021: Trabajar menos para trabajar todas

 


MANIFESTACIÓN MADRID - 11 hs.

PLAZA MAYOR – PUERTA DE TOLEDO

https://youtu.be/i8KyOqNwkmc


Hay que exigir que se reparta el trabajo y la riqueza

El 1º de Mayo siempre ha de ser un día reivindicativo y de lucha como garantía de los derechos: al trabajo digno; a una jornada laboral que posibilite conciliar el trabajo con la vida; a un salario y prestaciones sociales suficientes, bien cuando se tiene empleo y también cuando no se tiene, mediante una Renta Básica de las Iguales; a pensiones adecuadas para vivir con dignidad, para luchar contra las reformas laborales, los desahucios o las leyes mordaza.

El empobrecimiento material de millones de trabajadores y trabajadoras, a través de mecanismos como el recorte masivo de las rentas salariales, está generando una de las sociedades más desiguales del mundo. Según datos del Banco de España,  el 25% de la población del estado español vivía ya en riesgo de pobreza o exclusión social antes de la pandemia. La situación cuando esta termine puede ser catastrófica. Esto supone que 4,5 millones de hogares no pueden hacer frente a necesidades tan básicas como pagar un alquiler o una hipoteca, mantener calientes sus casas o sencillamente comer todos los días.

Cuatro millones de personas en paro, a las que el estado les niega su derecho más esencial como clase trabajadora: el derecho a “ganarse la vida”. Tampoco les reconoce el estado el derecho a unas prestaciones sociales o a una Renta Básica de las Iguales suficiente para vivir dignamente.

Frente a ello, el año pasado se realizaron casi 25 millones de horas extraordinarias, de las que no se pagaron más de 11 millones. Y resulta especialmente demoledor el dato que en el caso de las mujeres más de la mitad de las horas extraordinarias no fueran retribuidas.

La pandemia, además, ha evidenciado otras vergüenzas del sistema. Se ha puesto el interés económico por encima de la vida de las personas; se han protegido intereses particulares por encima de las necesidades de la inmensa mayoría; algunas administraciones han mirado hacia otro lado cuando se incumplían sistemáticamente distintos preceptos legales; manga ancha con unos y ley del embudo para otras. El sistema sanitario, herido de muerte tras las continuas privatizaciones, se ha colapsado y, a tenor de los hechos -que son tozudos-, la sanidad privada ha demostrado su enorme incapacidad.

Vienen tiempos difíciles, tiempos convulsos, tiempos donde los intereses de las élites tratarán de imponerse nuevamente a la clase trabajadora. Sin embargo, no podemos permitir que la crisis la paguen, una vez más, los y las de siempre. Porque sería intolerable que permitiéramos, como sociedad, un nuevo rescate a las entidades financieras y mientras las condiciones de vida de la clase obrera se siguen degradando a velocidad de vértigo.

Este 1º de Mayo, tiene que seguir siendo el día en que millones y millones de trabajadores y trabajadoras, digamos basta y llenemos nuestras vidas cotidianas, no de sufrimiento ni desesperación, sino de Libertad, imponiendo a gobiernos, empresarios y poderosos, otro Orden Social, otro sistema, donde el reparto del trabajo y de la riqueza, haga que una vida digna para todas las personas sea posible aquí y ahora.

¡VIVA EL 1 DE MAYO!

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA!






martes, 27 de abril de 2021

28 de abril. Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo


28 de abril 2021.

Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo

 

Este 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Poco hay que celebrar si atendemos a lo ocurrido durante los últimos meses.

La pandemia ha dejado al descubierto las enormes carencias existentes en materia de seguridad y salud en los centros de trabajo. La precariedad laboral, una vez más, ha sido el detonante de numerosos daños a la salud y a la vida de miles de trabajadores y trabajadoras.

Personal sanitario que se ha visto obligado a realizar sus funciones sin equipos de protección individual, hospitales llenos de trabajadores y trabajadoras procedentes de supermercados, call centers o servicios de reparto a domicilio, entre otras muchísimas profesiones, y centros de trabajo saturados, que no han cumplido las más elementales medidas higiénicas y de distancia de seguridad.

Por otra parte, las autoridades han considerado que la COVID no era un riesgo laboral. Esto ha propiciado que las empresas “se laven las manos” cuando, en realidad, en la mayoría de los casos, la gente se contagiaba en los centros de trabajo o en el transporte, también saturado.

Por otra parte, la promulgación de diversos Reales Decretos para ordenar este caos tampoco ha sido efectiva. Cuando se planteó el cierre de todo lo que no fueran actividades esenciales para la comunidad, fueron los empresarios quienes decidieron finalmente qué era esencial y qué no.

Porque la inspección de trabajo se declaró incompetente a la hora de cerrar los centros de trabajo que no cumplieran con dicha normativa y, finalmente, las Consejerías de Sanidad, en quienes recaía dicha responsabilidad, tampoco actuaron. Eran las fechas en que se superaba el millar de muertos diario.

Porque se ha antepuesto la economía a la vida de las personas. Todo el sistema estaba orientado hacia eso y no han bastado las directrices del Ministerio de Sanidad o las normas promulgadas para alterar dicha lógica, que llevaba ya demasiado tiempo instaurada en la organización del trabajo de la mayoría de las empresas de este país. Por eso la pandemia nos ha cogido a contrapié. Porque nada o casi nada de lo que imperaba en la cultura preventiva de este país funcionaba antes.

Este año no contamos con cifras fidedignas que nos ayuden a analizar el aumento de la siniestralidad laboral. La Covid no entrará en los registros porque no se ha considerado un riesgo laboral. Sin embargo, para todas aquellas personas que no han podido trabajar desde sus domicilios, sí que ha sido un riesgo al que se han expuesto por causa y con motivo del trabajo.

Debemos trabajar para cambiar esa cultura en la que el dinero está por encima de la vida de las personas. Integrar la prevención dentro de la actividad laboral, que no sea simplemente un requisito para “tener la documentación en regla”, para esquivar la acción inspectora y ahorrarse unas sanciones que, en demasiadas ocasiones, ni tan siquiera son propuestas, contrariamente a lo expresado en la normativa en vigor, que indica que la inspección de trabajo debe proponer sanción siempre que se menoscabe la seguridad y salud de las personas trabajadoras.

Debemos trabajar para que la prevención de riesgos se convierta en un conjunto de medidas reales y efectivas -reales y efectivas, repetimos, no papel mojado- para proteger la seguridad y salud de las personas.

Trabajo sin riesgo

Salud para todas

 


jueves, 11 de febrero de 2021

SOLICITUD DE MEDIDAS ORGANIZATIVAS FRENTE A LA COVID


Ante la grave situación sanitaria en la Comunidad de Madrid, debido a la pandemia del SARS-Cov-2, hemos tenido numerosas consultas sobre las recomendaciones de trabajo a distancia que desde el ámbito socio sanitario se considera el instrumento más adecuado para frenar la curva de contagios.

Llevamos meses muy duros, hemos demostrado que sabemos teletrabajar porque tenemos las herramientas adecuadas y el apoyo necesario, nos hemos esforzado y hemos sacado adelante el trabajo.

En estos momentos, casi un año después, el cansancio psíquico y físico comienza a pasar factura. Muchas de las personas que prestan servicios en el MAPA, proceden de áreas de salud o de municipios confinados, poniendo en riesgo su integridad y la de sus familiares en los desplazamientos. Otras han contraído la enfermedad, otras, guardan cuarentena por contactos estrechos, o porque sus hijos/as la están pasando, a otras se les esfuma la esperanza de que esto se acabe cuanto antes, es imposible resumir en unas líneas todos los casos.

Somos conscientes de que la limitación de la movilidad es nuestra contribución para intentar frenar altos índices de incidencia de contagio de la tercera ola de COVID-19 y evitar que el número casos siga creciendo.

Por otro lado, el contagio de la enfermedad por aerosoles resulta ya patente y científicamente probado, sin que las mascarillas quirúrgicas sean un elemento de protección eficaz frente a los mismos, siendo éstas las que se distribuyen como equipo de protección individual al personal que acude a realizar la parte presencial de su jornada laboral.

Por todo lo anterior, hemos enviado un escrito al Subsecretario del Ministerio solicitando que en base al Acuerdo de 17 de junio de 2020 sobre medidas organizativas para la nueva normalidad:

 

- Se dé prioridad a la modalidad de prestación de servicios no presencial a todo el personal que pueda realizar sus funciones a distancia.

-Flexibilización y establecimiento de turnos en los puestos en los que no se pueda establecer la modalidad a distancia.

- Se facilité a todo el personal que presta sus servicios de manera presencial las mascarillas tipo FFP2, que resultan más eficientes como medidas de prevención del contagio.