martes, 4 de diciembre de 2012

Ocupamos Capio por nuestros derechos


By DifRed on 3 diciembre, 2012
Texto de Gente al Rescate (@gentealrescate):

En el proceso de desmantelamiento de la sanidad iniciado a finales de los 90 con la ley 15/97 de Nuevas Formas de Gestión en la Sanidad, aprobada por el PSOE y avalada con los votos de PP, PNV, CiU y CC, es cada vez más agresivo. El Plan de Medidas de Garantía de La Sostenibilidad Del Sistema SanitarioPúblico de la Comunidad de Madrid, incluido en los Presupuestos para 2013 contempla medidas como:
- Extensión de la privatización de servicios no sanitarios de los hospitales. Transformación del Hospital de La Princesa en un hospital de alta especialización para las patologías de las personas mayores.
- Transformación del Hospital Carlos III en un hospital de estancia media. Reducción del gasto medio por receta farmacéutica y aparición del repago de 1 € por receta.
- Despidos y traslados forzosos de los profesionales en los hospitales.
- Cierre definitivo del Hospital “Instituto cardiológico de Madrid”.
- Extensión del “modelo Alzira” al menos a 6 hospitales públicos: Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Sofía, Infanta Cristina, Hospital del Henares, Hospital del Sureste y Hospital del Tajo.



 El modelo Alzira fue creado por el que es Director General de Hospitales de Madrid desde 2008, Antonio Burgueño Carbonell, quien fue director médico de Adeslas (1990-2001). Su hijo, Antonio Burgueño Jerez, trabaja como jefe de la Unidad de Desarrollo de Negocio y Calidad en Ribera Salud, empresa que casualmente ha recibido la adjudicación del hospital de Torrejón. Actualmente, Capio España, que está en vías de comprar Ribera Salud y tiene dos hospitales públicos madrileños adjudicados siendo Director de Hospitales Burgueño Carbonell, posee un capital que procede en un 50% de CVC Partnes Capital, un fondo de capital riesgo de Suecia. Capio gestiona ya una treintena de centros sanitarios privados y públicos en Extremadura, Castilla-La Mancha, Barcelona y Madrid (Fundacion Jimenez Díaz, H. Rey Juan Carlos de Móstoles, y el de Collado Villalba, que aún está por abrir por falta de dinero). Como es natural, Capio desmiente su relación con los poderes políticos, enviando incluso una comunicación interna a sus trabajadores negando que personas como Esperanza Aguirre, Rodrigo Rato, María Dolores de Cospedal o su esposo, Ignacio López del Hierro, estén relacionados con la empresa.

Nosotras señalamos a los responsables de Capio, que pretenden hacer negocio con nuestra salud, para decirles que la salud pública no les pertenece, que no vamos a aceptar que una empresa que se financia a través de fondos de capital de riesgo se dedique a gestionar la salud en la Comunidad de Madrid.

Porque la privatización supone que tanto los nuevos hospitales como al menos un 10% de los centros de salud adscritos pasen a manos de constructoras y multinacionales: Acciona, Sacyr, Dragados, Begar, Ploder, Hispánica, Capio-Apax Partners y FCC.
Porque esos fondos son los mismos que han especulado con ahorros e inversiones y que han creado la estafa que hoy llaman crisis.
Porque, como ya ocurre en el hospital de Alzira, se prefiere tan solo a los pacientes de las áreas más rentables.
Porque muchas no tendremos acceso a la sanidad pública, que ya no lo será.
Porque no es cierto que sea necesario privatizar la sanidad para garantizar su supervivencia: se ha demostrado que la sanidad española y madrileña son más baratas que las europeas, teniendo en cuenta su calidad y prestaciones; como también que la construcción de hospitales mediante cesión resulta más cara, sumando las cuotas que cada año paga la CAM a las empresas concesionarias, que si hubiera sido llevada a cabo por la administración pública.
Porque lo que el Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; el consejero de sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, y el director general de Hospitales, Antonio Burgueño llaman “externalización de la gestión” no es más que un expolio que va de los impuestos a la sanidad privada, del dinero recaudado para defender intereses comunes a dinero que se inyecta para favorecer intereses privados. Por eso:
Ocupamos Capio por nuestros derechos.
Una salud para el 99%
Una democracia para el 99%

Esto es solo el principio.
Somos Cualquiera.
Volveremos.

Diagonal: Un grupo de activistas ocupa la sede de la empresa de sanidad privada Capio


No hay comentarios:

Publicar un comentario