viernes, 21 de septiembre de 2012

El Secretario de Estado de Administraciones Públicas a los subsecretarios para que controlen las protestas de los empleados públicos




Nuestro Secretario de Estado de Administraciones Públicas, licenciado en derecho y político de profesión, (otro más sin oposición), con la escusa de "garantizar la adecuada prestación de los servicios públicos" ha remitido a las subsecretarías de distintos ministerios el oficio que os trascribimos a continuación en el que les insta para que se vigile el "cumplimiento de la normativa relativa a jornada· y horarios, así como de los límites establecidos para los tiempos de descanso o pausa dentro de la jornada de trabajo y ... extremar las medidas que garanticen el debido cumplimiento horario de la jornada establecida en ese Departamento." . 

Con este tipo de actos, se pone de manifiesto una vez mas, el nulo conocimiento de lo que tienen entre manos estos políticos de profesión, que desconociendo como funciona la administración pública y la gente que día a día se dejan la vida en puestos de trabajo mal pagados y nunca lo suficientemente reconocidos, se preocupan mas de reprimir las legítimas protestas de los empleados públicos, que de ofrecer los servicios que demandamos todos los ciudadanos (los empleados públicos también lo somos).  



Señores Políticos, estamos hartos de recibir palos y de no ser tenidos en cuenta salvo para hacernos responsables de los males de una Administración que ustedes hacen día a día a su imagen y semejanza, males de los que ustedes son los únicos responsables como gerentes de la cosa pública. 


Así que Sr. Beteta, si de verdad le preocupa que prestemos un buen servicio a los ciudadanos, le sugiero que empiece usted mismo por preguntar a los empleados públicos que le rodean, (y no me refiero a sus asesores y cargos de confianza), pregunte a los conductores del parque móvil que le llevan a casa, a los ordenanzas que le abren la puerta,  a los administrativos de su secretaría, a los funcionarios que confeccionan las nóminas, a los que registran sus escritos y porqué no, pregunte también a los compañeros que controlan los fichajes de entrada y salida, por cierto usted no fichara ¿verdad?, pregunte a todos ellos lo que cobran a fin de mes y compárelo con lo que usted y los que le rodean (ahora si sus asesores y cargos de confianza) cobran, explíqueles las causas por las que les ha quitado la paga de Navidad, moscosos y vacaciones y porque cuando se pongan enfermos van a dejar de percibir todo su sueldo, pregúnteles también con que ánimo se levantan por las mañanas para coger el metro (¿a usted le recoge el coche oficial en casa no?) y acudir a su puesto de trabajo. Ahora, si es capaz que lo dudo, póngase en el lugar de cualquiera de ellos y responda a una sola pregunta: ¿Sería capaz de prestar un buen servicio al ciudadano?.


Pues Sr. Beteta, miles de empleados públicos todos los días en esas condiciones prestan un excelente servicio al ciudadano y ni usted ni los que le sustituyan, lo van a impedir, (que mas quisieran para externalizarlo todo), váyase acostumbrando y déjese de fomentar el miedo, la represión o la delación de los compañeros porque la gota está rebosando el vaso.





"Estimado Subsecretario:

Desde la aprobación del Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y fomento de la competitividad, se están produciendo acciones de protesta por parte del personal que presta servicios en los diferentes Departamentos y Organismos de la Administración General del Estado.


Una vez finalizado el periodo estival, es probable que a partir de este mismo mes se produzca la reanudación o la intensificación de estas acciones.

Sin perjuicio del desarrollo de los legítimos actos o concentraciones de protesta en las condiciones permitidas en nuestro ordenamiento jurídico, la Administración Pública debe garantizar la adecuada prestación de los servicios públicos que tiene encomendados, por lo que se recuerda la necesidad de garantizar en todo caso, desde los distintos Departamentos y Organismos afectados, la continuidad del servicio, lo que conlleva el estricto cumplimiento de la normativa relativa a jornada· y horarios, así como de los límites establecidos para los tiempos de descanso o pausa dentro de la jornada de trabajo.

Por todo ello, se hace necesario velar para que el servicio que se presta no resulte afectado y extremar las medidas que garanticen el debido cumplimiento horario de la jornada establecida en ese Departamento."

No hay comentarios:

Publicar un comentario