jueves, 13 de septiembre de 2012

Báñez y la austeridad



La ministra de Empleo, que bien podría denominarse de Desempleo, ha decidido que su personal de confianza y altos cargos del Ministerio no pueden perder su poder adquisitivo con la supresión de la paga de diciembre. Como siempre ocurre con los estafadores de la verdad, son pillados in fraganti. La ministra ha firmado su conformidad para que se habiliten recursos financieros para realizar dos pagas por trabajos extraordinarios, que se abonarán una ahora, en verano, y la otra en diciembre, por un valor de 1.500 euros cada una. Estos privilegiados cobrarán 3.000 euros entre las dos gratificaciones. ¿Me puede explicar la señora ministra qué funcionario cobra una paga en diciembre por un importe de 3.000 euros? No solo beneficia a sus paladines, sino que lo hace de forma generosa. ¿Cuál será la partida presupuestaria afectada?
Estos actos no son propios de una persona digna y decente, más bien parece que esté pagando favores por recibir y hacer públicos datos e informaciones que son de carácter confidencial.
No creo que haya que darle una tercera oportunidad. Su cese debería ser inmediato.— Jaime Guallart.

No hay comentarios:

Publicar un comentario